Confieso que he violado

Tan naturalizada está la cultura de la violación y el racismo, que un hombre blanco y con poder puede incluir el relato de una violación como una anécdota más de sus memorias, y no pasa nada.

En este texto, Neruda cuenta cómo violó a la mujer que le limpiaba la mierda mientras él ocupaba el cargo de Cónsul en Colombo.

El relato completo, a continuación. Al final, algunos comentarios míos.

“Mi solitario y aislado bungalow estaba lejos de toda urbanización. Cuando yo lo alquilé traté de saber en dónde se hallaba el excusado que no se veía por ninguna parte. En efecto, quedaba muy lejos de la ducha; hacia el fondo de la casa.

Lo examiné con curiosidad. Era una caja de madera con un agujero al centro, muy similar al artefacto que conocí en mi infancia campesina, en mi país. Pero los nuestros se situaban sobre un pozo profundo o sobre una corriente de agua. Aquí el depósito era un simple cubo de metal bajo el agujero redondo.

El cubo amanecía limpio cada día sin que yo me diera cuenta de cómo desaparecía su contenido.

Una mañana me había levantado más temprano que de costumbre. Me quedé asombrado mirando lo que pasaba.
Entró por el fondo de la casa, como una estatua oscura que caminara, la mujer más bella que había visto hasta entonces en Ceilán, de la raza tamil, de la casta de los parias.(1) Iba vestida con un sari rojo y dorado, de la tela más burda. En los pies descalzos llevaba pesadas ajorcas. A cada lado de la nariz le brillaban dos puntitos rojos. Serían vidrios ordinarios, pero en ella parecían rubíes.

Se dirigió con paso solemne hacia el retrete, sin mirarme siquiera, sin darse por aludida de mi existencia, y desapareció con el sórdido receptáculo sobre la cabeza, alejándose con su paso de diosa.

Era tan bella que a pesar de su humilde oficio me dejó preocupado. Como si se tratara de un animal huraño, llegado de la jungla, pertenecía a otra existencia, a un mundo separado(2). La llamé sin resultado.

Después alguna vez le dejé en su camino algún regalo, seda o fruta. Ella pasaba sin oír ni mirar. Aquel trayecto miserable había sido convertido por su oscura belleza en la obligatoria ceremonia de una reina indiferente.(3)

Una mañana, decidido a todo(4), la tomé fuertemente de la muñeca y la miré cara a cara (5) No había idioma alguno en que pudiera hablarle. Se dejó conducir por mí sin una sonrisa y pronto estuvo desnuda sobre mi cama.(6) Su delgadísima cintura, sus plenas caderas, las desbordantes copas de sus senos, la hacían igual a las milenarias esculturas del sur de la India. El encuentro fue el de un hombre con una estatua.(7) Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible(8). Hacía bien en despreciarme(9). No se repitió la experiencia”.

Texto extraído de “Confieso que he vivido”, libro de memorias de Pablo Neruda.

Página 44: http://ww2.educarchile.cl/…/File/articles-101760_Archivo.pdf

(1) Los Parias (o Dalits), son el eslabón más bajo del sistema de castas de la India. Según las creencias hindúes, son personas que no pertenecen a ninguna casta. A los parias solo se les permite realizar trabajos marginales, y son frecuentemente víctimas de crímenes como asesinatos, linchamientos o violaciones.

(2) No una persona, no un igual.

(3) A Neruda no parece importarle lo que pensaba o quería ella de él.

(4) Para tener sexo con ella.

(5) No le sonrió, no buscó gustarle, ni comunicarse con ella de alguna forma. Solo se asegura de que a ella no le queden dudas.

(6, 7 y 8) ¿Consentimiento?

(9) “Soy un loquillo”.

Anuncios

77 comments

    1. Vos das vergüenza ajena pelotudo. Soy abogada especializada en el tema y si es violación. No dice específicamente que hubo coito pero es obvio. Volvé a la escuela primaria

      Me gusta

  1. el machismo lo reproducimos todos y todas todo el tiempo, no me vengan con la gilada! La mujer que escribe estas notas habla como si fuesemos seres agenos a nuestro tiempo, cargados de ideas y pensamientos especificos, yo tambien reprodusco el machismo de mi familia, de mi casa auque no lo quiera, es una lucha diaria,….somos personas que nacimos en sociedades llenas de vicios y mierdas que no solo remiten a la problematica de género. Tarea de todos es luchar contra ello y reivindicar actos, experiencias que realmente valgan la pena. En el caso de feminismo el ejemplo kurdo es clave, prefiero hablar de las milicias de mujeres que le estan ddando caras a los yihadistas en Siria que de beatriz preciado o judith buttler y sus teorias alejadas de las expriencias reales. Mas todavia, prefiero hablar de la expriencia zapatista en relacion con el feminismo y la educacion que de la necesidad de militar contra el macho de izqueirda compañeras! un poco de kordura y sensatez porque no significa lo mismo. respeto pero no coicido, y el anonimato de la compañera que escribe no me cierra del todo!

    Por otro lado hay una wea que se llama hermeneuitca, interpreteacion de la interpretacion. Yo no creo en la sincerdidad, eso se lo dejo a los ojos que veo en frente mio. Esta nota -como todo lo que escribimos- esta cargado de intencionalidad, por mas que se cite textualmente hay una intencion de hacer mierda a neruda. Es cierto que la izquierda tiene que aprender de sus errores, la caida del socialismo real como expriencia, habla de la necesidad de militar el feminimo en los 90′ es una wea clave. Pero ojo con eso porque hay una tendencia dentro del feminismo en atacar a la izquierda en su conjunto y desligarse de otros problemas que tambien son importantes.

    Me gusta

    1. Sencillamente otra estupidez, una cosa no quita la otra, y ahora que lo pienso es tan estupida tu palabreria q me hace perder el tiempo en cuestionarla. Mi consejo es informate y lavate la cara.

      Me gusta

    2. No te vayas de tema.por que no tiene nada que ver una cosa con la otra. Estamos.hablando de que un tipo que es icono de la literatura latinoamericana violó y lo público como si fuera algo normal, impune. Y no lo es. No vamos a.permitir que eso sea así.

      Me gusta

  2. Interesantísimo intercambio de impresiones, juicios éticamente asertivos y agradecidos comentarios sobre la lectura de este pasaje de Neruda. Gracias a todo/as! Me permitiré citar este blog y su entorno en una sesión de seminario sobre construcción de conocimiento latinoamericano. Saludos desde la UNAM.

    Me gusta

  3. En el mismo libro, hablando de su juventud unos días que va a pasar al campo cuenta como él mismo es abusado por una de las mujeres campesinas. cuenta como al fin del día durmiendo en una montaña de heno en la oscuridad una mujer tiene sexo con el y se va. Sólo al día siguiente cuando la ve supone que es la esposa de uno de los anfitriones. cuando hablamos de violencia hablamos del modo en que aprendimos a relacionarnos. .Neruda nació en un hogar violento, un padre que ostentaba a sus amantes, una madrastra sumisa. . . antes de jugar y condenar conozcamos. no es un violador, él mismo dice que no volvió a repetirse, si era un machista recalcitrante, igual sigue siendo el mejor poeta de latinoamerica

    Me gusta

    1. Es un violador porque violó y punto. Que sea buen poeta o no, eso está al margen. Violó y es violador, Es un hecho, poco importa su niñez. Y “no se repitió la experiencia” con esa mujer en concreto.

      Le gusta a 2 personas

    2. WTF. El que sea un gran poeta no justifica en lo absoluto que viole o abuse. A él no le importaba lo que ella sentía, y ese es el punto. Entonces que los reyes, los futbolistas, los escritores y todo aquél al que se le antoje ser bueno en algo se pongan a violar y nadie se atreva a decirles nada!!

      Le gusta a 1 persona

    3. Que falaz tu comentario, que él haya sufrido violencia no es una premisa válida para justificar la conclusión de los hechos… Pasas por alto el centro de la conversación! Por lo demás, no concuerdo con tu apreciación del mejor poeta, pero en fin eso es subjetivo, por lo que tampoco es un argumento para justificar una violacion, creo de hecho que no existe justificación. Saludos!

      Le gusta a 1 persona

    4. Muchos Violadores y asesinos en serie, han nacido y crecido en hogares violentos, eso no justifica sus actos, ya que siempre tienen el poder de elegir y si sufrieron por los daños ocasionados no deberían reproducirlos. La mujer de que habla, era algo muy cercano a una esclava, no tenía derecho a que la respeten y nuestro poeta, se aprovechó de esa vulnerabilidad.
      Las relaciones sexuales no consentidas, siempre son violaciones, aunque se adornen con palabras elegantes.

      Le gusta a 1 persona

    5. Que pelotudez. No tiene que ver una cosa con la otra. Muchos nacen en un hogar de MIERDA y no por eso violan. Estas justificandolo. Y no sólo violó sino que abandonó a su esposa y bebé enfermita las dejó sin comer en medio de la guerra. También vas a justificar eso? O la violacio es algo super leve para vos? Das asco como persona vos al justificar un delito de ese tipo

      Le gusta a 1 persona

    1. Aunque no sea verdadero el relato, no deja de llamar la atención la liviandad con que se representa el abuso. Da cuenta de una masculinidad dominante, agresiva y sobre todo, autoritaria. Si traspolamos esas visiones de mundo a la vida de Neruda, veremos que no están tan distantes.

      Le gusta a 1 persona

  4. Carla eres una persona valiente y sincera. Muchos pensamos de la misma manera pero es mal visto criticar a estos personajes. El comentario de Bruno lo leí en un matutino en Amsterdam en el cual relataba la tragedia de la familia Hagenaar y su abandono de ella y su pequeña hija con hidrocefalia, me llamó mucho la atención que aquí en mi país se evita hablar del tema y para mayor estupidez un botón ” se gestiona que el aeropuerto de Santiago lleve su nombre”, Qué vergüenza!

    Le gusta a 1 persona

  5. Pablo Neruda era un gran escritor, pero como persona era de lo peor. No me extrañaría que haya cometido este delito. No olvidemos que dejó abandonada a su hija por el solo hecho de nacer enferma, además dejó su familia holandesa en manos de los alemanes y no levantó un dedo para rescatarlos, siendo que se desvivía por sacar a los españoles republicanos de Europa.

    Le gusta a 1 persona

  6. Neruda cometió un acto zafio, reprobable, feo, innoble. Pero no cometió el delito de violación y es una infamia acusarle de dicho delito. La mujer “se dejó conducir” sin ninguna negativa. No existió forzamiento ni violencia física ni mental. No cruzaron palabra, no podían comunicarse. Ningún juez calificaría el comportamiento de Neruda como “violación”, y ustedes lo saben. Si tienen amigos jueces o abogados, infórmense.

    Por lo tanto, critiquemos la innobleza del comportamiento del poeta, pero no caigamos en el linchamiento moral de acusarle de lo que nunca hizo, ahora que no puede defenderse.

    Qué pueril, por otra parte, decir “me encantaba su poesía, pero desde que me he enterado del abuso que cometió ha dejado de gustarme”. Aborreceríamos a un gran número de artistas si nos guiásemos por su vida privada en vez de por su obra.

    Me gusta

    1. Es un error pensar que al no haber resistencia, no es violación. Tal y como él lo describe, ella no hizo ningún signo que mostrara deseo, sino todo lo contrario. Y por ser de la casta más baja, criada para ser una esclava, ella no tenía otra elección más que dejarse hacer. Y eso también es violación.

      Le gusta a 2 personas

    2. No tenes una idea de su cultura verdad? Si sos de la casta mas baja te pueden hacer cualquier cosa mas si es un hombre blanco, no podes luchar no podes resistirte. No tenes derecho, tienen derecho sobre vos. El tipo claramente sabia que estaba haciendo algo despreciable. La violo, la agarro fuertemente y asi mismo le debe haber arrancado la ropa. Es un hijo de perra, es lo que es.

      Le gusta a 1 persona

    3. Soy abogada especializada en derecho penal femicidios y delitos contra la integridad sexual. Y te digo que SI ES UNA VIOLACIÓN. por donde lo mires y cualquier juez daría la razón. La forma del relato es la tipicia defensa de los violadores. A ellos les parece algo normal no lo ven como una violación. Pero lLO ES ASÍ QUE NO LO JUSTIFIQUES Y NO OPINES SI NO SABES DE DERECHO PENAL.

      Le gusta a 1 persona

    4. Las personas de ese estrato social no están en la posición de hablar o negarse a la voluntad de castas “superiores”. Que ella no se resistiera no significa que consintió el acto. No hace mucho, en nuestros propios países, las mujeres resignaban en silencio muchos abusos. Pasa incluso hoy. En este caso, el agravante de la época, el lugar y ese nefasto sistema de clases, seguramente incidieron en que la pobre mujer fuera incapaz de negarse.

      Por otra parte, leo la poesía de Vicente Huidobro y a su lado Neruda me parece apenas un piojo marchito. Pero bueno, para gustos los colores.

      Me gusta

  7. En su “relectura” de un fragmento de “Confieso que he vivido”, la artista Carla Moreno ha querido denunciar de modo satírico a Neruda, poeta-cónsul, como violador de una sirviente paria tamil en Colombo, Ceylán, hace más de 80 años: “Una mañana, decidido a todo, la tomé fuertemente de la muñeca y la miré cara a cara. No había idioma alguno en que pudiera hablarle. Se dejó conducir por mí sin una sonrisa y pronto estuvo desnuda sobre mi cama. Su delgadísima cintura, sus plenas caderas, las desbordantes copas de sus senos, la hacían igual a las milenarias esculturas del sur de la India. El encuentro fue el de un hombre con una estatua. Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible. Hacía bien en despreciarme. No se repitió la experiencia”. Especialistas han recogido el trozo antes, en biografías o escritos. El filósofo y sociólogo Slavoj Zizek lo califica de: “desvergonzada historia de una violación, con los detalles sucios discretamente omitidos…”. Es sabido que por esa época, un abrumado Neruda había roto con su difícil amante birmana Jossie Bliss, que lo celaba y amenazaba (“Enterrado junto al cocotero hallarás más tarde el cuchillo que escondí allí por temor de que me mataras…”). También reconocía, a la sazón, estar agobiado por deudas, aislado y hastiado del clima, aficionarse al alcohol y al opio, inclusive. Desencantado de sus lejanas amadas chilenas era, entonces, promiscuo con las locales: “Amigas de varios colores pasaban por mi cama de campaña… Se acostaban conmigo deportiva y desinteresadamente”. Poco antes de abandonar Colombo se dolía: “Mis vecinos más próximos son tamiles o cingaleses o burgher (criollos holandeses), y se han puesto muy mezquinos y desagradables este último tiempo, atribuyéndome grandes perversidades y haciéndome enemistad, todo porque vienen algunas muchachas a verme, ellas mismas muy asustadas, porque esta gente ha aprendido todos los cristianos escrúpulos de mierda, y hacen tabú de todo acto sexual… (Carta de 27/2/1930)”. Pero, no saquemos conclusiones apresuradas. Neruda asevera al inicio de sus remembranzas:”Tal vez no viví en mí mismo; tal vez viví la vida de los otros”. David Schidlowsky ha opinado:”Las memorias del poeta escritas cerca de treinta años más tarde, parecen mezclar los hechos reales con la ficción literaria (“Neruda y su tiempo 1904 – 1949”)”. Y aunque se creyese el relato como fidedigno sin atisbo de invención, no se aprecia allí, por ejemplo, voluntad de la víctima plenamente forzada, ausencia de discernimiento o resistencia ante el ataque. Faltan los “sucios” detalles, los testimonios, denuncias y documentos que permitan certezas. “Confieso que he vivido” permite también la relectura de otros pasajes. Uno de ellos descubre el abuso sexual que sufre un aterrorizado menor de edad, aprendiz de poeta, por parte de una mujer casada:”Tuve miedo. Ese algo se arrimaba lentamente. Sentía quebrarse las briznas de paja, aplastadas por la forma desconocida que avanzaba. Todo mi cuerpo estaba alerta, esperando. Tal vez debía levantarme o gritar. Me quedé inmóvil. Oía una respiración muy cercana a mi cabeza. De pronto avanzó una mano sobre mí, una mano grande, trabajadora, pero una mano de mujer. Me recorrió la frente, los ojos, todo el rostro con dulzura. Luego una boca ávida se pegó a la mía y sentí, a lo largo de todo mi cuerpo, hasta mis pies, un cuerpo de mujer que se apretaba conmigo. Poco a poco mi temor se cambió en placer intenso (“El Amor junto al trigo”)”.

    Le gusta a 1 persona

  8. Es despreciable lo que hizo Neruda,pero la obra de un artista no puede juzgarse por su vida personal,pues arte y vida real son dos hechos distintos.Aunque sea repudiable ,su obra es eterna

    Me gusta

  9. Hola a todo@s. Bueno he leído gran parte de la obra magna de P. Neruda y su aparato crítico. Ésto obedece a la literatura, no a la literalidad, su hermenéutica es metafórica no epistémica. La ironía subyacente dentro de un cuadro preciosista de corte de reminiscencias oníricas y platónicas.

    Me gusta

    1. Esto es literal, no es poesía, son sus memorias. Punto. No me vengas con cuentos de que “la hermenéutica telúrica incaica transtrueca la peripatética anotrética de la filosofía aristotélica, por la iniquidad fáctica de los diálogos socráticos no dogmáticos”…

      Me gusta

  10. Haces muy bien en traer este relato repugnante ante nosotros, para que podamos despreciar a Neruda. Sin embargo, te recomiendo que quites las anotaciones; el texto da bastante asco por sí solo, y con esas notas al pie sólo lograrás que alguien piense que estás sobreinterpretando o dirigiendo la lectura, y se ponga a la defensiva. También prescindiría de la expresión “la mujer que le limpiaba la mierda”. Con un texto tan obvio lo mejor es frialdad y distancia, y que cada quien saque sus conclusiones.

    Es sólo un consejo de alguien que está en la misma trinchera que tú.

    Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    1. el texto es claro por sí mismo, como dices… sin embargo, ¿qué tipo de conclusiones sacará toda la gente que lo ha leído que no dice nada al respecto?, sencillamente porque la violación es práctica común, invisible, aceptada. Por tanto me parece que lo que hace el texto es señalar la violencia, y eso es justo lo que hace falta hacer.

      Le gusta a 1 persona

  11. Muchas gracias por tu texto, la verdad que tengo el libro pero solo había leído fragmentos pero nunca llegué a esta parte. Veía que follaba y que era un tío un poco raro, pero como bien resaltas esta una violación en toda regla, y él no siente haber hecho nada malo, hizo lo que tenía que hacer (como la mayoría de hombres que agreden). Te sigo, un saludo.

    Me gusta

  12. aaayyy esto es para despertar de la ignorancia de una cachetada. Sinceramente la extrema sexualizacion de Neruda a la mujer nunca me ha gustado, pero esto es otra cosa. Siento ahora mucha lastima por este pobre hombre, pero mucha tristeza por esa mujer y por todas aquellas que hemos padecido de abuso sexual alguna vez…

    Me gusta

    1. García Marquez también derrapó fiero fiero en Memoria de mis putas tristes…tenía sexo con su empelada, pero nunca nunca nunca aclara si ella quería, siempre cuenta como la abordaba él por detrás, frecuentaba prostíbulos y se acostaba con adolescentes, en el mejor de los casos…nunca me quedó claro si era verídico lo que contaba, pero también hipersexualizaba a la mujer,y nunca me gustó ese lado del aclaamdo García Márquez.

      Le gusta a 1 persona

  13. Estoy impactada y traumada a la vez
    Me siento una ignorante al no saber esto ya que me gustaba lo que escribía Pablo Neruda
    Qué impotencia que hay otras personas que Cómo yo no saben de esto y aprecian sus obras

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s